Artículos

El tic tac de los pulsos vitales

Los seres vivos funcionamos en base a ciertos ritmos y pulsaciones. Algunas están tan presentes que ni siquiera nos damos cuenta: por ejemplo, el ritmo cardiaco o el ritmo de la respiración. Desde el primer signo de vida contamos con varios relojes internos que están en franca relación con los relojes universales: el fluir de nuestras venas en sintonía con el fluir de los ríos, los ciclos femeninos en armonía con los movimientos lunares y las mareas, los movimientos de los planetas, de las estrellas, de los vientos, de los climas, de los volcanes, acompasando nuestro flujo sanguíneo.

El sentido de las preguntas y el valor de las respuestas

Las personas queremos vivir mejor. Por eso nos hacemos preguntas cuando la vida no se manifiesta tal como nos gustaría. Hacernos preguntas está muy bien. El problema es que esperamos obtener respuestas que se acomodan a fantasías infantiles de satisfacción plena. ¿Quién no quiere vivir en un mundo perfecto con príncipes azules que se arrodillan a nuestros pies o doncellas de larga cabellera dorada que nos sonríen desde sus carruajes de cristal?…

¿Qué podemos hacer a favor de la humanidad?

¿Hay algo para cambiar en el territorio público? ¿Vale la pena accionar en el ámbito de la política? Posiblemente sí, siempre y cuando incluyamos los cambios personales y recuperemos la capacidad de amar al prójimo. El “prójimo” es alguien muy cercano. Es nuestra mascota. Es nuestro hermano. Es nuestro compañero de oficina. Es nuestro hijo. Es nuestra ex suegra.  Pero ¿hay que llevarse bien con todo el mundo?…

El Ébola y el origen del miedo

El miedo es una emoción importantísima para nuestra supervivencia, porque nos permite detectar el peligro y tomar la decisión de enfrentar o de huir. Pero hay algo que no está previsto en el diseño original del ser humano y es que nuestra madre no haya sido capaz de satisfacer nuestras necesidades, no haya podido protegernos de los depredadores y -en algunos casos- incluso que se haya convertido en nuestra peor depredadora…

El instinto de apego hacia la criatura

Es imposible que una criatura humana reclame algo que no necesita. Solo los adultos que hemos vivido la crueldad siendo niños, podemos tener el corazón tan frío al punto de sostener que un niño no tiene derecho a recibir aquello que genuinamente está reclamando…

No hay nada más reparador que la verdad

El nieto de Estela de Carlotto decidió tomar en cuenta el llamado de su propia alma infantil que sabía desde tiempos remotos que era hijo de una madre y un padre desaparecidos. Al menos sabía que sus padres de crianza le habían ocultado algo esencial de su sí mismo…

Los seres humanos nacemos amorosos

 Las vivencias que todos hemos experimentado en el útero materno han sido confortables y completas. Pasamos nueve meses en un perfecto paraíso: obteniendo todo aquello que –como criaturas en pleno proceso de gestación- necesitamos: alimento, cobijo y resguardo suficientes para que nuestro desarrollo suceda sin interrupciones ni obstáculos…

Las mujeres queremos un príncipe azul

Las mujeres preguntamos: “¿Y el padre, qué tiene que hacer? ¿eh? Porque el padre de mi hijo no hace lo que le corresponde mientras yo, madre abnegada, he dejado mi vida de lado para criar a este niño que -al fin y al cabo- es de ambos”. A partir de ahí…cataratas de quejas y de envidias, el mundo es injusto, las mujeres tenemos iguales derechos y los hombres sí que la pasan bien y son irresponsables…

Los estragos de la falta de amor materno

Después de años de investigación comprometida, dolorosa y honesta asistiendo a cientos de adultos, sigue apareciendo una y otra vez la misma evidencia: las consecuencias de la falta de amor materno cuando fuimos niños y la distancia entre nuestras expectativas como criaturas humanas y eso que hemos recibido como migajas de atención…